fbpx

La Diablada, milenaria tradición llena de color las calles de Jujuy, Argentina

Cada mes de febrero entre abundante comida y bebida, disfraces y jolgorio se hace presente una fecha que proviene desde lo más íntimo de la idiosincrasia de Jujuy, provincia argentina. Se trata de la Diablada, festival en el que hombres, niños y mujeres se sumergen para mostrar lo pintoresco de sus raíces.

Esta tradición milenaria que combina elementos de la época de la conquista española con aspectos de las celebraciones autóctonas fue captada por el lente de Gaby Herbstein, reconocida fotógrafa y artista visual argentina con 23 años de carrera.

La Diablada,  milenaria tradición llena de color las calles de Jujuy, Argentina 1

Su más reciente serie, «La Diablada», es un trabajo que documenta esta celebración popular, para la cual poblaciones enteras pasan todo el año preparándose.

La Diablada no es una comparsa, es mucho más que eso. Se trata de toda una festividad donde la vestimenta toma protagonismo.

Los disfraces se inspiran en la iconografía andina y en el personaje mítico del diablo. Gatos, lobos, la serpiente, así como las visiones, sueños e historias pasadas y presentes, todo en lo andino, tiene un significado místico.

La Diablada,  milenaria tradición llena de color las calles de Jujuy, Argentina 2

Cada pueblerino invierte hasta sus últimos ahorros para la confección de su traje, Se trata de horas y horas cosiendo en soledad dando vida a lo que será el personaje que lo liberará, por un tiempo, de preocupaciones y le brindará la oportunidad de ser feliz y hacer felices a los otros.

La Diablada,  milenaria tradición llena de color las calles de Jujuy, Argentina 3

Esta celebración comienza al inicio de la cuaresma. El evento que marca el inicio de las festividades es el desentierro del diablo, representado por un muñeco de trapo que fue enterrado en el final del último carnaval, quien lo encuentre será el encargado de presidir la celebración.

Los deseos reprimidos se liberan y durante el festejo se permite embriagarse sin recato. Los dos jueves anteriores al carnaval los compadres se reúnen para celebrar el reencuentro, y al jueves siguiente llega el turno de las comadres, quienes se entretienen juntas sin sus maridos. El sábado de carnaval se juntan las comparsas.

La Diablada,  milenaria tradición llena de color las calles de Jujuy, Argentina 4

Durante ocho días entre comparsas los pueblerinos pasan bailando por las calles. El festejo termina el «Domingo de Tentación», con el entierro del diablo, junto a cigarrillos, coca, serpentinas y chicha. Se sirven toda clase de platos típicos como empanadas, corderos, queso de cabra y bebiendo, entre lamentos se reza para que haya nuevamente diversión al año siguiente.

Herbstein, viajó en febrero pasado a Jujuy con el fin de capturar esos 8 días y 9 noches de festejos, y proyectar al mundo este legado andino que sobrevive aún en nuestros tiempos y que a pesar de los años parece estar más vivo que nunca.

 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comprar por departamento