fbpx

Rossella Matamoros y el arte como conciencia cultural

  • La artista plástica prepara una exposición para finales de año en el Museo Nacional.

Su casa-estudio está llena de obras de gran formato. El estilo moderno de la arquitectura hogareña la inunda de luz, con cielorrasos infinitos, pinturas, lonas, materiales especiales… La casa de Rossella Matamoros es una obra de arte en sí misma, que guarda y produce muchas obras de arte plástico.

Artista Rosella Matamoros, para revista IMAGE

Artista Rossella Matamoros, para revista IMAGE

Esa calurosa tarde de abril estaba particularmente llena de cuadros embalados que venían de su última exposición, “Desde el borde”, realizada en el Costa Rica Country Club, sobre las migraciones de sirios en Europa. Sin embargo, su espacio creativo siempre es un ir y venir de obras plagadas de color, de fuerza, de aplicaciones, de formas; su fuerza creativa lo inunda todo.

Artista Rosella Matamoros, para revista IMAGE

Artista Rossella Matamoros, para revista IMAGE

Rossella es una artista absolutamente apegada al momento histórico. El plano del lienzo, desde hace muchos años, es insuficiente para su necesidad expresiva; por ello, ha recorrido a la performance para lanzar su grito a la manada humana, un grito de alerta.

Con una larga trayectoria en varias técnicas de expresión artística, desde la pintura, la fotografía, el video y la acción performativa, los temas como el trauma y la recuperación son su leitmotiv desde que estudió en los 90 en Estados Unidos con poblaciones migrantes, gracias a una beca Fullbright.

Su exposición en el Country Club, en diciembre pasado, era su grito de alerta sobre la crisis migratoria en Europa y la desidia del mundo occidental ante esa avalancha humana.

Artista Rosella Matamoros, para revista IMAGE

Artista Rosella Matamoros, para revista IMAGE

Siempre preocupada por su entorno y por los seres humanos, Rossella es una artista comprometida con su país y su sociedad; no importa en qué nación resida – ha estudiado en Estados Unidos, Europa y Japón—y confiesa: “estoy en la paradoja de qué es lo que quiero como sociedad, qué es lo que voy a contribuir con mi sociedad”.

Vivir del arte

Cuenta que desde muy pequeña se supo diferente por su manera de ver el mundo. Cuando entró a la universidad, estudió biología por un año; pero al segundo se pasó a bellas artes, “porque me hacía más feliz y desde esa época aprendí a vivir de mi oficio”.

Artista Rosella Matamoros, para revista IMAGE

Artista Rossella Matamoros, para revista IMAGE

Ella es graduada en pintura y dibujo, y fue gracias a esta última técnica artística que hizo muchos retratos por encargo, lo que le permitió ahorrar y vivir en Europa casi un año, siendo muy joven.

Muy joven también fue profesora de ambas técnicas en la escuela de artes plásticas, pero comprendió que para crecer profesionalmente debía estudiar fuera del país y así obtuvo dos becas de posgrado en París y otra para Washington D.C.

Cursó una temporada en la Escuela de Bellas Artes y Artes Decorativas en París y hasta pudo hacer una exposición en esa capital. Cuando le otorgaban la beca Fullbright con mejores condiciones económicas, no lo pensó mucho y pasó de Europa a Norteamérica para depurar su carrera. Fue en Estados Unidos donde se involucró con los migrantes hispanos que acudían al Arlington Public School System. “Fui pionera en trabajar con migrantes hispanos y estudié sobre trauma y recuperación, para poder comprender lo que significa migrar y sus efectos devastadores sobre las personas, especialmente infantes”.

Artista Rosella Matamoros, para revista IMAGE

Artista Rossella Matamoros, para revista IMAGE

En su regreso a Costa Rica, tras obtener su maestría, se dio cuenta de que el mercado estaba un poco cerrado para ella, así que aprovechó los contactos gestados en el extranjero para viajar y vender su obra, y para seguir percibiendo el mundo como una casa enorme adonde no hay límites para la creación.

Matamoros es una mujer que siempre ha vivido de su producción artística, con disciplina, rigor, trabajo y visión global. “Siempre he conservado un pie en el mercado norteamericano y el local; la intuición y la fe me han permitido subvencionar mi manera de vivir, pero no lo recomiendo, he tenido la oportunidad y las puertas se me han abierto. Esta es una vida intensa, es muy nómada y de mucha incertidumbre, y requiere mucha disciplina, ser estructurada y muy profesional”, aclara.

Ser autónoma profesionalmente la ha obligado a aprender de todo, más allá de la pintura. “He hecho escenografía, vestuario, fotografía, he vivido mucho de las artes plásticas y entendí que eran importantes las propuestas para solicitar ayudas para mis proyectos artísticos”.

Además, se reconoce muy ordenada, “pago impuestos, tengo facturas timbradas y eso hay que hacerlo porque ser artista no quiere decir que no se cumpla con los deberes ciudadanos. De hecho, hay que cuidarse más”, reconoce.

Fragilidad humana como veta

Su obra versa sobre seres humanos, su fragilidad y su fortaleza. “Cada día me aboco más a proyectos que tienen que ver más con la fragilidad del ser humano, especialmente adolescentes o con mujeres marginadas con pocos recursos. Los grandes grupos de marginados no tienen qué comer ni qué beber y eso es una emergencia global”, añade, y en su tono de voz se devela una honda preocupación al respecto.

Artista Rossella Matamoros, para revista IMAGE

Artista Rossella Matamoros, para revista IMAGE

“Soy una artista pro mujer y ser humano, interesada en la restauración general de la persona. Hago proyectos en función del rescate del medio ambiente, la economía, las mujeres y los adolescentes”, explica, al tiempo que aclara que lo suyo no es “arte terapia”, sino una forma de restaurar al individuo a nivel de identidad.

“Doris Salcedo, artista colombiana, asegura que no existe el arte si no hay una denuncia y una como mujer artista no puede obviar el dolor, la pobreza y las necesidades de sus congéneres”, asegura. Por ello, sus próximos proyectos pictóricos están relacionados con justicia y género, con civismo, “con reparar la esperanza en una sociedad en decadencia”.

Frases

“Soy una artista que le interesa la restauración general del ser humano”.

Video de la entrevista a Rosella Matamoros en exclusiva para Revista Image



 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comprar por departamento