fbpx

Danza aérea: El aire como escenario

La danza aérea es una disciplina artística que crece con vigor en el país. Sus movimientos conjugan la fuerza con la resistencia y los beneficios de tonificar y moldear el cuerpo de una manera fácil y entretenida, seducen a todo el que lo practica.

Carolina Cabañas, practica desde hace 17 años esta disciplina y en el 2009 se certificó como instructora bajo la enseñanza de una de las precursoras de danza aérea en el mundo, la francesa Fred Feb.

Danza aérea: El aire como escenario 1

Su pasión por esta especialidad la llevó a fundar en el 2013 Danzaire, una escuela que utiliza la danza aérea como herramienta promotora del bienestar emocional y físico de los usuarios.

“La danza aérea es una manera diferente, lúdica y muy completa de ejercitarse, de crear y de expresarse con el cuerpo. La vida boca abajo te cambia la perspectiva de las cosas, experimentas una sensación de libertad y de conocimiento del cuerpo”, explicó Cabañas.

Danza aérea: El aire como escenario 2

A diferencia de las técnicas circenses, este método nace inicialmente de la danza moderna y luego, de la contemporánea. De acuerdo a la instructora, no sólo se busca el virtuosismo y la destreza física, sino que el objetivo también es buscar el movimiento y la expresión, nuevas técnicas y nuevas puestas en escena.

Danza aérea: El aire como escenario 3

Beneficios y cualidades

El factor seguridad es principal en esta disciplina. Desde la instalación en los aparatos, hasta la técnica en el aire, la preparación física y la creación artística. Con su práctica, los aprendices incrementan la confianza y convencimiento en sí mismos.

La práctica constante te ayudará a perder el miedo a las alturas, ya que se está en constante control del cuerpo y del espacio. Cabañas afirma que la danza aérea ayuda a la propiocepción (sentido que informa al cuerpo la posición de los músculos) y eso a su vez contribuye a controlar el trabajo corporal en el aire.

“Ayuda a la concentración, la coordinación, a la pérdida de peso, confianza en sí mismo, tonifica el cuerpo, aumenta el fortalecimiento y la flexibilidad, ayuda a perder el miedo a las alturas”, detalló la instructora y directora de Danzaire.

Danza aérea: El aire como escenario 4

La danza aérea es para todos, desde los niños de cinco años, hasta adultos de todas edades, pueden practicarlo. En algunas ciudades de Estados Unidos y Europa, hay escuelas especializadas en ofrecer talleres a personas con discapacidades.

La oferta de instrumentos para practicar danza aérea es muy alta. Existen aparatos verticales como la cuerda y la tela; en hierro está la lira y el trapecio. También hay hamacas, cuerdas volante y arneses para la danza vertical y la danse voltige. Para trabajar en parejas también existe el cuadro fijo y el trapecio de vuelo.

Danza aérea: El aire como escenario 5

“En dos palabras describo la danza aérea como pasión e innovación. Ayuda a mejorar la postura de la espalda y hombros. A conocer y conectar el centro realmente”, concluyó Cabañas.

Entre los complementos de la danza aérea, se encuentran la danza, el yoga, el gyrokinesis y la acrobacia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comprar por departamento