fbpx

Jiménez Deredia: La Fuerza y la Universalidad de la Esfera

Con un brillo inusitado en los ojos reconoce que regresar al país con una exposición de este calibre tiene un significado emocional intenso. El escultor de talla internacional, Jorge Jiménez Deredia tiene más de un año preparando lo que será la muestra más grande que haya presentado en Costa Rica y que se inaugura el próximo 20 de febrero.

“Jiménez Deredia en San José. La Fuerza y la Universalidad de la Esfera”, es un recorrido por más de 20 años de trabajo en el que presentará más de 50 obras en diversos formatos que se instalarán desde el edificio de Correos de Costa Rica, hasta llegar a la Plaza de la Democracia y a lo largo de la Avenida Central.

También su arte, de reconocimiento mundial, complementará esta propuesta con dos exposiciones paralelas en el Museo de Oro y en el Museo del Jade.

El presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, y el alcalde de San José, Johnny Araya Monge, anunciaron  el lanzamiento oficial y los decretos que acreditan como de interés cultural y turístico esta exposición  de Jiménez Deredia.

Jiménez Deredia: La Fuerza y la Universalidad de la Esfera 1

“Salí del país hace 43 años y aunque he hecho algunas exposiciones pequeñas en Costa Rica, nunca hasta ahora, una exposición grande como las que he hecho en otras ciudades como Roma como México y lógicamente regresar con una exposición de este calibre tiene un significado emocional inmenso”, afirma el escultor.

Para Jiménez Deredia, el objetivo de esta exposición es despertar el interés y llamar la atención al proceso de globalización que vivimos. “¿Cuál es nuestra identidad?, es importante hacer una reflexión y que el arte sirva para eso, no podemos entrar en la globalización sin saber de adonde venimos porque es lo peor que le puede pasar a un pueblo. Nos vemos ahora invadidos de una información global que traen un mundo no que sea malo pero una idea de mundo que no es la que está dentro de nosotros y para encontrar nuestro centro tenemos que saber de donde venimos y cuál es la característica de donde nacimos”, explica.

“Es como desnudarse en su propio país. En los otros países el que llega es el artista con currículum con historia, aquí llega el chiquillo de los cafetales a traer gran parte de su pensamiento de su obra con las dimensiones que ambos tienen. Esto emocionalmente implica muchas cosas, recuerdos, ver de nuevo a amigos que te veían solo como amigo y no como artista”, añadió.

Para saber de donde venimos, el maestro refiere a un concepto que para los costarricenses debería ser cada vez más conocido: la esferoempatía, que es una relación empática emotiva con el elemento esférico que pertenece a la humanidad y no sólo al país.

En el caso costarricense es la circularidad la que crea esta esferoempatía y la exposición tendrá también un lenguaje inconsciente con esa identificación que tenemos los costarricenses en particular con la esfera que el artista buscará no sólo resaltar sino que casi exasperar con esta colección para puntualizar para que “si nosotros queremos seguir siendo costarricenses debemos construir una sociedad esférica porque una polarizada no esta en nuestro el corazón. Vivir en la dialéctica de los extremos pertenece a sociedades piramidales no a la nuestra y lo que quiero es insistir en poner a circular esa idea de mundo”.

La meta, al concluir una muestra de arte público que estará durante cinco meses a disposición del público es que haya quedado idea bastante clara de la importancia de las esferas en nuestra historia y en la vida del costarricense.

“Me gustaría que en las escuelas hubiera una esfera de estereofón, de madera o de piedra porque eso es lo que ha hecho Costa Rica buscar una visión esférica del mundo. Una de las satisfacciones mas grandes es que después de cinco meses nazca algún movimiento en esta dirección”, indicó Jiménez Deredia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comprar por departamento