fbpx

Costarricense se abre paso en el Conservatorio de Música de Sídney

“La música es un arte universal que cada uno de nosotros interpreta de manera íntima y diversa. Tiene un significado e impacto increíble en la vida de las personas y en la sociedad, más que un simple acto cultural o de entretenimiento”, así describe Sofía Obando esa pasión que lleva desde niña por la música, esa que desde el 2009 ha ido afinando y que hoy la ha convertido en la primera estudiante centroamericana admitida en el Conservatorio de Música de Sídney.

Costarricense se abre paso en el Conservatorio de Música de Sídney 1

Su aventura en Sídney, la ciudad más grande y poblada de Australia; inició este 2017 y finalizará cuatro años después, cuando su carrera concluya. Allí Obando planea formarse para cumplir su sueño: hacer música al más alto nivel y formar parte de un conjunto profesional.

“Estoy muy orgullosa de este gran logro tanto personalmente como artísticamente. Espero que esto incentive a otros músicos y abra puertas al arte costarricense en Sídney”, explicó Obando.

Pilares musicales

La joven costarricense inició en el mundo de la música cuando tenía ocho años, en el Coro de Niños del Instituto Nacional de Música. En el 2010 se integró formalmente al cuerpo estudiantil de la institución para tomar estudios musicales y en el 2011 fue aceptada en la Cátedra de Fagot, bajo la tutela del profesor Marco Redondo.

“Desde pequeña me gustó mucho el arte, el dibujo y la música. Mi experiencia en el coro o la primera vez que toqué en una orquesta me impactó, y hasta el momento sigue impresionándome, sin embargo, siempre hay revelaciones y aspectos por mejorar”, recalcó la joven música.

Obando inició tocando el piano, pero nunca se desarrolló profesionalmente con ese instrumento. Fue el fagot el que enamoró a la joven, según ella, por ser un instrumento diferente.

“El fagot es un instrumento muy versátil, puede ser dulce como en la 4ta sinfonía de Tchaikovsky, refinado como en el concierto para fagot de Mozart o intenso como en la sonata para fagot de Saint Saens. Creo que es un instrumento que tiene mucho que ofrecer”, expresó Obando.

El inicio de un sueño

Prepararse con mucha dedicación fue uno de los aspectos que de acuerdo a la joven música, la llevaron a ganar la audición para la aceptación en el conservatorio.

En enero del 2016 participó en el Festival de Música de Santa Catarina en Brasil, en el cual tuvo la oportunidad de conocer a miembros de la Facultad del Conservatorio de Música de Sídney, eso sumado al video tomado en un concurso de fagot en México, le abrió las puertas para recibir clases con el profesor del Conservatorio y presentar su audición en Sydney.

“Estoy muy feliz de tener esta oportunidad y quiero ayudar a más personas a alcanzar sus metas, estoy orgullosa de ser la primera costarricense en ingresar a esta institución tan prestigiosa de arte y sobretodo estoy sumamente agradecida con las personas que me ayudan a estar aquí”, recalcó la artista nacional.

Para poder desarrollar con éxito su carrera en el Conservatorio de Música de Sídney, la joven oriunda de Moravia, San José, tuvo que pasar por una dura etapa, la más difícil de acuerdo a sus declaraciones.

“Realicé muchísimos recitales, recibí apoyo de muchas personas y de mi familia. Se me presentaron obstáculos muy difíciles que definitivamente me hicieron más fuerte y me incentivaron a luchar por mi sueño. Aún tengo que recaudar fondos para el segundo, tercero y cuarto año. Es por eso que planeo ofrecer recitales cuando esté de vacaciones en Costa Rica, sigo buscando recaudaciones en línea, patrocinios y donaciones”, enfatizó Obando.

Costarricense se abre paso en el Conservatorio de Música de Sídney 2

Esos esfuerzos valen la pena cuando la joven música de alumnos de con muchísimo talento de último año, o cuando recibe clases maestras con solistas internacionales. Pero lo que más ha disfrutado es sin duda además del aprendizaje académico, conocer la cultura del lugar y de las personas que ha ido conociendo.

“Las herramientas de comunicación actuales facilitan mucho la posibilidad de contactarme con mis amigos y familia, esto me ha ayudado a mantenerme al tanto de lo que pasa y a extrañarlos en menos medida. Estoy bastante concentrada en mis estudios y siempre recomiendo música costarricense o latinoamericana en los grupos de música de cámara”, contó.

La joven costarricense asegura que al terminar sus estudios le gustaría a artistas con dificultades económicas, para que puedan cumplir sus metas. Obando cree firmemente que el arte es un pilar fundamental de una sociedad culta, y la falta de apoyo ha significado muchas perdidas de oportunidades, frustraciones y una grieta en nuestras comunidades.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comprar por departamento