fbpx

Una casa de guarda parques con identidad, estética y calidad ecológica

Una arquitectura bioclimática y de carácter sustentable habita en la casa de guarda parques del Parque Nacional Manuel Antonio (PNMA), en Quepos, Puntarenas. Donde el arquitecto Ibo Bonilla ideó estrictas maneras para minimizar el impacto de la obra, además de generar una volumetría que produce luces y sombras que conllevaran una efectiva mimetización del edificio entre la foresta.

La confortabilidad térmica se siente con tan solo ingresar a la estructura que, de acuerdo al arquitecto Bonilla, se debe al aire renovado sin equipos mecánicos y a la calidad de la iluminación natural; pero sobre todo al aprovechamiento de las condiciones escénicas, así como de las brisas de barlovento y sotavento que crean espacios memorables para el disfrute del sitio.casa-guardaparques-pnma-6

El modelo de su diseño educa por sí solo a los espectadores y a los usuarios, con su enfoque de responsabilidad ambiental. Se tomaron medidas para no alterar los ciclos de evapotranspiración del suelo y aguas subterráneas. Además, se controló el efecto de la reflexión de la radiación solar y el impacto escénico.

“Se utilizan múltiples soluciones para la economía de energía y agua, se plantean materiales y sistemas constructivos robustos, de muy bajo mantenimiento. Se diseñó pensando en el usuario, para darles calidad de vida y apoderamiento. Se dio prioridad a materiales y mano de obra de la zona. El tipo de cubierta y paredes exteriores reducen el efecto de burbuja térmica. Desde el anteproyecto se diseñó considerando todo el ciclo de vida del edificio”, explicó Bonilla.casa-guardaparques-pnma-3

La estructura cuenta con dos plantas, entre las que se distribuyen: cuatro dormitorios individuales, con un servicio sanitario por cada dos habitaciones, sala de televisión para los dormitorios, una terraza, una sala de recepción y una de espera para visitantes , un espacio de capacitación con capacidad para 50 personas, con facilidades multimedia, cocina, comedor, pilas, patio central, dos bodegas, servicios sanitarios para visitantes y parqueos.

 

Compromiso social y ambiental

Todos los espacios de acceso público, capacitaciones, reuniones con escolares, comunidad, agentes turísticos, entre otros, cuentan con condiciones de accesibilidad universal más allá del cumplimiento de la Ley 7600. Los dormitorios y salas de estar y de estudio están distribuidos en las dos plantas para que, de darse el caso de funcionarios con alguna necesidad especial y sin distingo de género, puedan cumplir sus funciones y disfrutar de la calidad del espacio sin ningún problema.casa-guardaparques-pnma-1

Los materiales utilizados en la construcción son en un 90% procedentes de tierras nacionales y un 80% reciclables. Son duraderos, seguros, de bajo mantenimiento, adaptados al clima tropical marino y aptos para eventuales vientos huracanados de hasta 170 km/hora.

Predominan bloques de concreto y de arcilla de acabado natural expuesto, pisos de porcelanato, cielos de tablilla de maderas de reforestación certificada, cubiertas tipo Decra, especial para ambientes marinos. Superficies externas en zacate-block, eco-adoquín y concreto permeable. Muebles sanitarios ahorradores de agua, mobiliario de cocina en acero inoxidable, selladores hidrófugos y protectores a la salinidad ambiental.casa-guardaparques-pnma-5

Bonilla asegura que la huella ecológica se mantiene por razones como: “La reducción del espacio de obra en un área ya impactada por construcciones anteriores, mediante la utilización de materiales predominantemente de la zona y de bajo impacto. Se minimiza la burbuja térmica, mimetizando el edificio en el contexto, minimizando el impacto en los ciclos de evapo-transpiración, por medio del uso de estrategias de ahorro energético y de agua, evitando procesos constructivos invasivos y de alto impacto, para reducir los desperdicios y reciclar casi la totalidad”.

 

Estética y funcionalidad

El objetivo del proyecto fue dar condiciones de habitabilidad que, si bien fueran sobrias, brindaran calidad de vida para los guarda parques, por lo que produjo espacios privados de calidad para el descanso e intimidad, además de espacios de convivencia colectiva.

La ubicación volumétrica está centrada en la orientación solar y también de los vientos dominantes. Se explota la sombra de los árboles que rodean la estructura, que combinan y hacen juego con los techos verdes de grandes aleros y hacen mención a las grandes sombrillas. Es un diseño efectivo para la protección del abundante sol y lluvia.casa-guardaparques-pnma-2

“Se buscaron materiales, texturas y colores que estuvieran presentes en el entorno inmediato, complementados con una volumetría que generara luces y sombras que conllevaran una efectiva mimetización del edificio entre la foresta, así como una integración espontánea en su inserción”, comentó el arquitecto Bonilla.

Para el creador de la casa de guarda parques del PNMA, crear el diseño de este proyecto, inaugurado en 2011, fue un reto; lo describe como: “una gran oportunidad para incorporar conceptos de arquitectura bioclimática y sustentabilidad, demostrando que no cuestan más; especialmente, en esta construcción ubicada en un sitio tan sensible, ambiental y culturalmente, donde además se buscaba una obra sobria pero de imagen robusta e integrada a su entorno”, concluyó.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comprar por departamento