fbpx

Teo Mezger: Ciclovías en nuestra capital

El arquitecto T. Mezger, se ha destacado por su aporte al tema de la movilidad, desde su proyecto “Movete por tu ciudad”, promueve una serie de aportes con el fin de que nuestra ciudad pueda tener un sistema de transporte y de movilización más fluido y en el que todas y todos se sientan más cómodos.

Revista IMAGE conversó con Mezger sobre el tema de las ciclovías y el aporte que brindan a la ciudad.

Teo Mezger: Ciclovías en nuestra capital 1

¿Cómo favorecen las ciclovías al apropiamiento de la ciudad?

A través de la habilitación de ciclovías se abre la posibilidad de que muchas personas valoren utilizar la bicicleta como su medio de transporte cotidiano. Las calles sin ciclorrutas son usadas por mucha gente, pero mucha otra gente se sentiría más cómoda con ciclorrutas. Así que las ciclorrutas incrementan el uso de la bicicleta, y es esto último lo que sí tiene un impacto directo en la apropiación de la ciudad. La bicicleta es un vehículo con gran potencial socializador, porque a diferencia del carro, humaniza a las personas, poniéndolas en contacto directo con su entorno. Además la bicicleta es un elemento pacificador, reduce la velocidad, el ruido y la contaminación en la ciudad, y una ciudad más pacífica es una ciudad más disfrutable, más apropiable.

¿Pueden convivir las ciclovías y las carreteras de manera armoniosa en un país como Costa Rica o existen otras soluciones?

Sin duda pueden. Técnicamente hablando, una ciclovía es un carril para bicicletas independiente y separado físicamente de cualquier otro carril para carros. Hay otros dos niveles de infraestructura para bicicletas que son ciclocarriles (carriles pintados en una calle para la circulación paralela de carros y bicis) y carriles compartidos (carriles donde carros y bicis comparten el mismo espacio en igualdad de condiciones). En Costa Rica, al igual que en otros países de América Latina, hemos adoptado el término para referirnos a toda infraestructura para circulación de bicicletas, pero es importante la distinción porque nos permite hablar de convivencia. En autopistas donde los carros circulan a grandes velocidades (80Km/h según la ley en Costa Rica) está prohibida la circulación de bicicletas, justamente porque la convivencia de bicicletas y carros en esas condiciones es imposible. Si se estima necesario aprovechar la topografía y derecho de vía donde está construida una autopista para permitir la circulación de bicicletas, debe construirse entonces una ciclovía que permita a carros y bicicletas circular en paralelo, pero evitando un posible contacto entre sí. Una vez que se acaba la autopista y se llega a un centro urbano, se deben implementar de forma discrecional las tres herramientas (ciclovía, ciclocarril o carril compartido), según sea pertinente. Los ciclocarriles permiten la circulación en paralelo, en carriles individuales, pero no separados. Esto exige un cierto nivel de convivencia, especialmente en intersecciones, donde los choferes que van a girar deben ceder a bicicletas que van a continuar directo. En el caso de los carriles compartidos, debe haber igualdad de condiciones para carros y bicicletas, lo cual exige una comprensión cabal de la condición vehicular de las bicicletas y respetar su derecho, así como la velocidad máxima de circulación, que no debe ser superior a los 30Km/h en carriles compartidos. Utilizando estas tres herramientas correctamente, con un diseño de ciclorrutas que responda a recorridos lógicos y exigiendo igualdad de derechos para choferes y ciclistas, se puede alcanzar la armonía entre infraestructura para carros e infraestructura para bicicletas.

Linea azul en las calles de San José

Hace un mes se realizó la maratón de San José, y para ello, se trazó una linea azul, simulando un bicicarril. Nos dimos cuenta que al usarlo, los carros respetan la linea, sobrepasando al ciclista con distancia prudente y haciendo el espacio más seguro. Izquierda sin linea, derecha con linea. Nos parece que deberia de existir una linea azul por las principales calles, para demarcar que por ese carril pueden circular ciclistas y por ende, hay que tener cuidado con ellos. ¿Que opinan el Ministerio de Obras Públicas y Transporte, el COSEVI y la Municipalidad de San José sobre este experimento?

Posted by Movete por tu ciudad on Tuesday, June 13, 2017

Con respecto de otras soluciones, el problema de la movilidad urbana es multidimensional e involucra soluciones de corto plazo como este tipo de infraestructura, pero también soluciones de mediano plazo como la creación de sistemas de transporte colectivo prioritario, que realmente sean más convenientes que el carro particular, y de largo plazo, como planes de ordenamiento territorial que compacten, conecten y densifiquen los centros urbanos.

¿Cuáles países están más avanzados en el tema de ciclovías y por qué?

Típicamente se habla de países europeos, en particular nórdicos, como los principales referentes en materia de infraestructura para bicicletas, pero también hay referentes latinoamericanos muy valiosos, especialmente por las similitudes infraestructurales y culturales que guardan nuestras ciudades con las suyas. Colombia, Chile, Argentina, México y Puerto Rico son ejemplos de países donde la infraestructura para bicicletas está enmarcada en estrategias de movilidad urbana exitosas. Todos los países del mundo donde esto está avanzado tienen un catalizador en común: en algún momento tocaron fondo con las presas y dijeron: «vamos a arreglar este problema».
¿Cómo se da la relación entre las ciclovías y la movilidad urbana?

La relación es sencilla: las ciclovías invitan a las personas a trasladarse en bicicleta, y cada chofer que deje su carro para moverse en bici es un carro menos, y ése es el mayor motor de la movilidad urbana: restarle carros a la ciudad.

Una red de ciclovías que sea conveniente y que conecte los puntos de la ciudad con recorridos lógicos permite una movilidad eficiente y segura en bicicleta, y eso estimula la movilidad urbana, restándole carros a la ciudad y sumándole bicicletas. Por supuesto las ciclovías son solo un eslabón en una gran cadena de movilidad urbana que necesariamente pasa por el transporte colectivo, la intermodalidad, la regeneración y repoblamiento de los centros urbanos, la densificación y el uso mixto de las propiedades. Todo junto permite a los ciudadanos moverse mejor y apropiarse de su ciudad, dejando atrás este modelo de ciudad de tránsito para dar paso a una ciudad habitable, armónica y transitable.
¿Como especialista cuál sería tu propuesta o recomendaciones para el tema de ciclovías en el país?

Teo Mezger: Ciclovías en nuestra capital 2

Primero que todo, analizar los datos de demanda de usuarios para habilitar ciclovías donde la gente realmente las necesita, sin escatimar en la reducción de espacios para carros cuando la necesidad lo justifique. Segundo, utilizar las tres herramientas antes mencionadas con un estricto criterio ingenieril, creando recorridos lógicos y analizando metro por metro y cuadra por cuadra cuál herramienta (ciclovía, ciclocarril o carril compartido) corresponde, para optimizar el espacio y ofrecer seguridad y conveniencia a los ciclistas. Tercero, unir proyectos de ciclovías urbanas con ciclovías interurbanas, pensando en propósitos de movilidad, pero también de deporte y recreación. Hay lugares de este país donde se necesitan ciclovías de alta velocidad para la práctica del ciclismo deportivo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comprar por departamento