fbpx

La tarea es volver a ser como éramos antes

La tarea es volver a ser como éramos antes 1

El pasado viernes 5 de junio se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente enfocado en el factor Biodiversidad y esa relación entre el ser humano y las redes de vida. Sin duda alguna este es un tema que hoy más que nunca nos llama a reflexionar, pero más que ello, a cambiar nuestros hábitos vida y de consumo.

A nivel de diseño y construcción el mayor aporte que como profesionales podemos dar, es creando proyectos con el menor impacto posible, reduciendo al máximo su afectación al entorno por medio de prácticas deseables en el diseño bajo las normas LEED, RESET, EDGE o cualquiera otra norma de sostenibilidad. Independientemente de optar por estos certificados, hay que trabajar de manera sostenible, para lo cual hay que reducir las huellas de los edificios, recurrir a estrategias de mitigación pasiva: parasoles, ventilación natural, etc.; la utilización de materiales locales, evitar islas de calor entre otras.

Parte de lo mencionado, se basa en orientar el diseño en su el sitio, aprovechando los recursos locales, por lo que su ubicación es fundamental optando, ojalá, por construir en terrenos degradados y/o baldíos, es decir, que se busque una regeneración urbana, rescatando espacios de manera que podamos densificar la ciudad. Tenemos que construir ciudades más compactas, verticales y mixtas, para no utilizar el automóvil para desplazarse y de esta manera, lograr que la mayoría de los servicios públicos, sitios de trabajo y comercios, se encuentren con en un rango de caminable de 800mts.

Con estos cambios podemos detener la expansión urbana descontrolada, porque las ciudades son los centros que más consumen energía y tenemos que evitar la contaminación que genera la movilidad motorizada principalmente, debido a que hacen a las ciudades menos saludables.

Parte de esta reorientación debe ser basada en la movilidad sostenible por medio del tren eléctrico y que alrededor de este hayan proyectos de uso mixto, nodos de intermodalidad, complementados con sistemas de buses de transito rápido como se utiliza en otros países.

Como individuos también hay mucho que podemos hacer, principalmente cambiando hábitos de consumo, reduciendo el gasto de agua con aspersores, piezas sanitarias de bajo consumo, luminarias led, tratar de reutilizar todo lo posible en vez de aceptar envases plásticos de un solo. Está claro que necesitamos reducir y eso se logra cambiando las prácticas con tareas sencillas como el compostaje, comprar bebidas en envase de vidrio retornable, adquirir los productos de limpieza más biodegradables, el caso de las navajillas de afeitar, por ejemplo, usar gillete desechable es contaminar, por ello podemos usar las de la vieja escuela por decirlo así, ya que todo eso va a los ríos y al mar, matando corales, peces y especies marinas, estos son ejemplos muy fáciles con los que podemos comenzar.

La tarea es volver a ser como éramos antes 2

Cuando hacemos nuestras compras no olvidemos llevar nuestras propias bolsas de tela al super, cada uno puede ir aportando con lo más sencillo, tener huertas propias, ir haciéndose consciente de la independencia alimentaria, tener sus propios productos alimenticios, aunque sea hierbas, verduras, hortalizas, reforestar en donde se pueda con especies nativas despertando además conciencia y pertenencia con los menores.

Es importante consumir productos locales y nacionales, evitar aumentar la huella que deja la importación, para ello tenemos comercios locales en las mismas comunidades, las ferias del agricultor y a todas ellas podemos llevar nuestras bolsas reutilizables, o pedir envases de papel y retornables.

La tarea es volver a ser como éramos antes…   

Ramón Pendones, Vicepresidente de OPB Arquitectos, Urbanista experto en movilidad urbana y sostenibilidad

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comprar por departamento