fbpx

Casa Equilibrio, de Alma | Arquitectura + Interiorismo

fue la Firma encargada de desarrollar Casa Equilibro, obra ubicada en el Condominio Francosta, en Barreal de Heredia, sobre un

lote con forma y topografía irregular, obligando a un diseño volumétrico y de niveles.

Desde su concepción la obra fue vista de manera integral, desde el diseño arquitectónico hasta la administración de la obra fue liderado por la Arquitecta. Melissa Rudín.

“Nos hicimos cargo de las etapas de estudios preliminares, anteproyecto, planos constructivos y presupuesto (que se trabajaron en conjunto con otros profesionales de confianza). Durante el proceso constructivo asumimos la administración de la obra y dirección técnica respectiva. El estilo de Casa Equilibrio, como su nombre lo sugiere, busca un moderación armoniosa entre lo tradicional costarricense y la arquitectura contemporánea, sin etiquetarse certeramente dentro de un tipo de en particular. Esta casa, responde al proceso de diseño y el trabajo con base en las necesidades de los clientes, lo que se logró por medio de un balance entre lo tradicional y lo contemporáneo”, dijo Rudín a Revista IMAGE.

A grandes rasgos, la casa combina una serie de acabados para lograr el resultado esperado por los clientes, un espacio amplio y con mucha luz, pero a la vez acogedor, sobrio, elegante y con mucho atractivo estético. Esto fue logrado con la incorporación de paredes en tonalidades claras que acentúan la luminosidad y la amplitud del espacio interno, así como tonalidades más oscuras en el exterior para demarcar los juegos de volúmenes que hay en el diseño, explica la arquitecta.

“La sobriedad y elegancia se da por medio de madera en terminación oscura, pero que también genera un ambiente acogedor, de tranquilidad y familia. Los pisos de porcelanato en imitación de piedra se emplearon en áreas de transición cercanas a la madera oscura, generando que ambas texturas resalten y aporten en calidez al espacio, mientras que el uso de dichos porcelanatos tipo madera clara en el área social, genera un contraste con el tono de los detalles en madera natural aumentando la calidez del espacio”, menciona.

Respecto al vidrio y las ventanas, Melissa señala que también son predominantes en el diseño, y claro está que, a través de sus vistas se logra crear divisiones o bien, integrar lo que hay alrededor como parte de su espacio. Cabe señalar que cada ventana está diseñada para integrar las vistas como parte de los colores y texturas en los espacios y por supuesto, para generar los ambientes iluminados y agradables que se deseaban, sin duda alguna, un gran acierto de la arquitecta.

“Como primera inspiración, este proyecto surgió de la visualización inicial de los clientes, ellos querían una casa que sorprendiera y a la vez, tenían una necesidad de programa arquitectónico bastante ambicioso, ya que tenían idea de un diseño muy tradicional pero a la vez una preferencia importante por lo contemporáneo. Esto, sumado a las condiciones particulares del lote (irregular en topografía y forma), se comenzó a balancear para buscar el equilibrio entre el diseño tradicional y el contemporáneo, la multiplicidad de aposentos y la amplitud de los espacios, distribución inusual del programa arquitectónico y por supuesto, la funcionalidad. En resumen, el norte de este proyecto siempre fue el Equilibrio”, asegura Rudín.

Una distribución armoniosa y balanceada

Casa Equilibrio, está compuesta por dos pisos:

  • La planta baja, se diseñó en niveles como respuesta a la topografía quebrada del lote; aprovechando los juegos de niveles para delimitar los espacios sin separarlos por completo. En este piso se encuentran las áreas sociales y de servicio. El área social se diseñó de manera muy abierta, de modo que la luz de las diferentes ventanas se entremezcla y también con la intención de favorecer la circulación de aire. Respondiendo a las necesidades según el día o actividad, el espacio además, está pensado para albergar grandes actividades sociales utilizando el área de sala, comedor, sala de TV y cocina como un gran salón o bien, lograr la división de ambientes a través de los niveles y una gran puerta de madera divisoria entre la sala de TV y la sala.
  • En la planta alta, están las áreas privadas: dormitorios, baños, un estudio y balcones. “Al subir las gradas uno se encuentra con una gran pared de madera que es la antesala a la división de área privadas. A su derecha el dormitorio principal, balcón, sala de estudio y ático. Hacia la izquierda los otras tres habitaciones, baño secundario y acceso a la azotea. Cada aposento privado cuenta con amplias ventanas que permitieran decorar el espacio con sus vistas y lograr un amplio ingreso de luz y aire.

La arquitecta señala que una doble altura funge como conector entre las áreas sociales y áreas privadas, que a su vez; demarca el centro de la casa, su gran ventanal baña el espacio de luz y su espacialidad permite generar amplitud en el proyecto.

“La combinación de materiales, la altura de los cielos, la amplitud de los espacios, el juego de niveles y el manejo de la luz son variables que funcionan juntas para lograr un Creo que los espacios tienen la capacidad de transformar las emociones, bajo esta idea, considero que cada espacio debería diseñarse con delicadeza para sentirnos bien en nuestros entornos”, concluyó Melissa Rudín.

Ficha del proyecto

Ubicación: heredia

Area: 282m2

Año: 2018

Diseño arquitectónico: Arq. Melissa Rudín Alma | Arquitectura + Interiorismo

Diseño estructural: Ing Raúl Jiménez

Diseño electromecánico: Ing. Francisco Quesada

Presupuesto detallado: Arq. Lesny Vargas

Contratista de mano de obra:  Arq. Fernando Ríos

Administración de obra y Dirección técnica: Arq. Melissa Rudín

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comprar por departamento